martes, 19 de noviembre de 2013

El mojo y el Señor Foster

Estaba claro, Sir Foster me mandó el plano y los pasos a seguir. Tenía que llegar a Lisboa y aparcar a la entrada del Mude. La única manera de no llamar la atención era quizás llamarla demasiado, así que me dejadon un Dymaxion, que era una obra de arte...y un coche. Debía aparcarlo en la puerta del Museo.

 Vaya, creo que Sir Foster no sabe que conduzco fatal...o peor.
Claro que al ver el coche, decidí que daba igual, las bicicletas también tienen marchas y seguro que un coche era algo similar.


 El plan: Robar el Mojo de Felipe Oliveira Baptista, antes de que los "hombres de cuadros escoceses" se adelantaran.




No hay comentarios: