jueves, 11 de abril de 2013

Mamá ¿Por qué te llamas Helga?...y yo también...

Te llamas Helga, vives en Ferrol y de pequeña te llamaban acelga. Cada vez que viajas a algún sitio y te preguntan el nombre te dicen: ¿Eres Alemana?
No sabes que narices haces con este nombre si lo más cerca que estuviste  de Alemania fue en la sección de quesos del Lidl...
Que sepas que en Ferrol hay una comunidad de Helgas y la "culpable" es una señora alemana que vivió allí hace muchos años. Esta es Helga, la primera.

Según cuenta Siro, dibujante, pintor y escritor ferrolano, esta mujer llegó a Ferrol huyendo de la Segunda Guerra Mundial (corrían los años 30-40 creo) y allí se instaló, ejerciendo de comadrona.

Helga era una mujer grandota que circulaba en bicicleta. Supongo que en la época nuestra protagonista llamaría mucho la atención. Imagino que todos los ojos se quedarían en ella. Mi madre recuerda: Ya la estoy viendo, grande, con aquel chaquetón, una melena rubia por los hombros....
Al principio me la imaginé antipática y seca, pero Siro apunta " moi boa profesional e moi humana.",así que al final me ha quedado una Helga Disney.



Un día llamaron a Helga, nuestra protagonista, porque mi abuela Asunción se había puesto de parto. Abuelo Pedro la esperaba en La Calle de los Muertos, ahora Calle Coruña.

De mi abuela nació mi mamá, ayudada por Helga, la comadrona. Y a que no adivinan que nombre le pusieron a mi madre: Helga. Así fue como se fue arraigando el nombre alemán de Helga a nuestra ciudad. Un nombre que en la época, como ya sucedía con la potente presencia de nuestra protagonista, no era muy común.


Con las generaciones, Helga ha ido pasando de madres a hijas. De amigas a hijas de amigas. Y en mi caso la evolución se ha llevado la H. Quedando Elga debido a un error burocrático. Ahora me encanta como Helga llegó hasta mi y le regalo a mi madre y a todas las anteriores la H de Historia.

Cuentan Siro y mi madre que Helga, la protagonista, salió en una foto del periódico, así que ya sabéis, si la encontráis enviármela y la pondré en el blog, así como si tenéis más información sobre ella por favor hacérmelo saber. Y eso es todo amigos.
Elga

Gracias a Siro y a María Helga.
Enlaces:
SIRO ARTISTA
SIRO FACEBOOK
La voz de Galicia: Oficios que desaparecen

15/04/2013
Gelis, preguntada por mi madre dice que Helga, ya mayor, iba en moto por La Cabana y La Graña, ella la recuerda como una señora muy moderna.

14 comentarios:

desde argentina con amor... dijo...

Me gustan las Helgas
Me gustan las Elgas
Me gusta el marisco con patatas de mamá Helga
Me gustas tu!

Anónimo dijo...

Aquella estrellita que está al lado de la estrella polar también se llama Elga, y a veces duerme en mi cama. Mmmm

Bárbara Ricotelia dijo...

Arrasas Elga!💓 me encaran tus historias y la manera de contarlas👌

Bárbara Ricotelia dijo...

Arrasas Elga!💓 me encaran tus historias y la manera de contarlas👌

Helga dijo...

Se llamaba Helga Londïnghassen, era natural de Hamburgo y no vino a España huyendo de la guerra, ella se afincó en Ferrol a finales de los años 20, tras contraer matrimonio en Alemania con un guapo marino español, Saturnino Blanco, de quien uso su apellido hasta el final de su vida.Si bien en todo Ferrol era conocida como doña Helga, en casa era llamada Mutty por toda la familia.
Tenía su consulta en la calle del Sol y la asistía como enfermera su cuñada Carmela Blanco.
Es cierto que se desplazaba en bicicleta, mientras la edad se lo permitió, y durante muchos años la seguía corriendo detrás su fiel perrito Bobby. De niña, yo encontraba fascinante esa consulta, recuerdo perfectamente el potro la estantería de cristal las señoras gordas que volvían delgadas con un bebé, mientras me contaban que a los niños los traía la cigüeña
Es cierto que era una mujer alta, rubia, de ojos azules pero muy atlética.
Era una mujer moderna en el sentido de que era una profesional independiente en unos años en los que la mujer no trabajaba, pero creéme que era muy conservadora en todos los demás aspectos. Ella nació en el seno de una familia protestante y cuando vino a España se convirtió al catolicismo, pero de verdad, fue una persona muy religiosa y de estrictos valores.Como anécdota, mi madre cuenta que entre los regalos de Navidad, a mi tío Ramón le caían un varitas, eso si atadas con un lazo rojo, que le recordara que serían usadas si no se portaba bien o bien que ella, Helga segunda, era obligada a comer con guante blanco, para ver si metía los deditos en la comida y entonces era castigada a zurcir calcetines. También es cierto que cuando yo era pequeña, Mutty ya había abandonado sus teutonas manías educadoras.

Helga dijo...

Prometo contarte mas cosas y buscar alguna foto

Elga Fernández dijo...

Hola Helga! LLevo mucho tiempo preguntando por Helga y nadie me ha sabido decir nada de Mutty. Me he despertado y al leer tu mail casi me da un vuelco el corazón. Si tienes alguna foto de Helga me encantaría que me la enviaras. Si tienes alguna foto de su consulta o cualquier cosa me gustaría verla y me encantaría mostrarla públicamente. Somos muchas Helgas en Ferrol y somos Helgas por Mutty.Hay que hablar de Helga. Muchas, muchas gracias.

Helga dijo...

Hola Helga, fotos de la consulta no creo que tenga ninguna, las de mi Helga Primera las tiene mi hermana,que custodia el archivo familiar,mis muchas mudanzas no me han permitido conservar fotografías antiguas.
A ella todo el mundo la llamaba Helga, Mutty en alemán es el diminutivo de mamá y eso solo se le llamaba en casa.
Te puedo asegurar que no ha circulado en moto, en ningún momento de su vida, y que no murió a los 94 años trabajando hasta el final, su final vino tras un horrible cáncer de estómago y antes se había retirado.
Durante mi infancía he pasado los veranos con ella en la casita que tenía en Doniños, Villa Karín, en el que teníamos un huerto muy alemán con zanahorias que arrancábamos cada mañana para comer recién cogidas y cuidar de nuestra vista, unas maravillosas fresas, de cuando no venían de Huelva.
Sus restos se encuentran en el cementerio de Catabois.
Seguiré contando.

Helga dijo...

Por cierto, a mi me llamaban acelga macarrón. Jajajajaja

Anónimo dijo...

Hola, acabo de descubrir esta entrada!!

Efectivamente me llamo Helga y soy de Ferrol, y me decían Acelga jajajaj!!! y me preguntan si soy alemana,o tengo algo que ver...
jajajaj!!!!:)

Mi caso es heredado de mi tía que se llama Helga, pero mi abuela (su madre) le quiso llamar asi por la comadrona!!

Muchas gracias por la información!! siempre había escuchado la historia y ahora ya se más!!!!

Un saludo

Elga Fernández dijo...

Bueno, bueno, hoy ha sido toda una revolución, aparecen Helgas, por cierto muchas muchas gracias por toda la historia, la verdadera. En mi casa a veces se habla de Helga.
(lo de la moto, no me lo he inventado, me lo contaron, el imaginario colectivo hace cosas extrañas). Gracias de nuevo, espero poder ver una foto de Helga por la curiosidad.
Creo que deberiamos de hacer un censo de Helgas.
Te dejo un correo, por si aparece una foto y porque en privado se habla mejor. elgafernandezlamas@hotmail.com

También ha comentado otra acelga hoy. Muchas gracias. Muy feliz!!

Elena dijo...

A mi madre,Rosa Nores, la asistió Elga cuando yo nací en la calle Rubalcava en 1960. Siempre contaban mis padres lo buena profesional que era y adelantada para su tiempo. Tengo muchas fotos antiguas...buscaré

Elena dijo...

A mi madre,Rosa Nores, la asistió Elga cuando yo nací en la calle Rubalcava en 1960. Siempre contaban mis padres lo buena profesional que era y adelantada para su tiempo. Tengo muchas fotos antiguas...buscaré

Helga dijo...

Hola Elena, mi madre os recuerda, de hecho me comenta que tu tía Victoria era amiga de Karín, díme como está y selo comentaré, Karón ahora reside en USA.